Un video registró el terrible momento en que el animal fue lanzado a las fauces de los felinos.

Mientras en gran parte del Mundo se avanza en el trato ético de animales, en algunas partes del planeta aún les falta mucho camino por recorrer.

Es el caso de China, específicamente en un zoológico de la ciudad de Yancheng, donde los propios accionistas privados del zoológico alimentaron a tres tigres hambrientos con un burro vivo. 

Esta situación fue provocada producto de la tensión entre este grupo de interés, y la administración del parque donde se encuentra el recinto. En reprimenda, estas personas tomaron a uno de los burros y lo tiraron a un estanque. 

Fue ahí cuando se registró el momento más duro: los tres tigres que estaban en la jaula, hambrientas por falta de alimentación, se avalanzaron sober el animal para devorarlo. 

Todo esto, a vista y paciencia de jóvenes, menores y familias completas que visitaban el zoológico ese día.