Especialistas explican que hay comidas que se descomponen al ser guardados en los "tuppers".

 

El acelerado ritmo de vida de las personas y las pocas horas para sentarse a comer son cada vez más frecuentes en nuestra cultura. El estilo de vida urbano y los horarios impredecibles, han sido los detonantes para que el momento de la comida se haya vuelto algo express.

Aquí los recipientes toman un rol protagonista, ya que permiten almacenar y transportar los alimentos a cualquier lado. Y los de plástico son muy utilizados, por su bajo precio y facilidad de uso. 

Sin embargo, es importante saber que no todos los alimentos se pueden guardar en un pote de plástico. Incluso, hay algunas comidas que en vez de mantenerse, se descomponen.

María Jesus Díaz, ingeniera en alimentos de la Universidad Católica de Valparaíso, explica en AhoraNoticias.cl que las personas abusan de la utilidad de los "tuppers", y que efectivamente hay productos que no se pueden guardar debido a sus condiciones.

"La gente suele pensar que al guardar los alimentos en un tupper (recipiente de plástico) se van a conservar de la misma forma. Eso es mentira, porque en un recipiente plástico hay migración del mismo componente al alimento y puede ser perjudicial para las personas", señala. 

A continuación, revisa una lista de alimentos que NO se deben guardar en un recipìente de plástico:  

Huevo crudo y carnes previamente procesadas

El huevo crudo, la mayonesa o una tortilla que contenga huevo son una pésima idea para guardar dentro de su fuente, especialmente porque se corre el riesgo de que se contamine de bacterias como la salmonelosis o ecoli. La única forma de guardarlo en un recipiente es si éste contiene hielo o es un envase térmico.

En el caso de la carne, hay que tener especial cuidado con las que ya se cocinaron -carne picada o carne al jugo por ejemplo-. Al guardarse disminuyen sus propiedades y pierde textura.

 

Sopas y guisos

Ambos son platos que se comen a alta tempreratura. Si bien se pueden preservar en un tupper, hay que tener precaución, ya que hay que dejarlo enfriar antes de guardarlo. Si se hace así, el contacto con el plático no producirá vapor, el cual altera la textura de la comida.

 

Leche y derivados lácteos

Todas las comidas líquidas son una pésima idea para guardar dentro de un tupper, ya que el simple hecho de comer de la fuente suele generar cambios de temperatura que podrían cortar el lácteo y provocarnos malestares estomacales.

huevo .jpg

 

Ensaladas aliñadas

Las hojas verdes y brotes que constituyen nuestras ensaladas no son amigas de los tuppers de plástico, peor aún si están aliñadas. Todo esto producto de que pierden lo más importante, la textura crujiente.

En este caso, especialistas recomiendan condimentar la ensalada justo antes de consumirla, o bien transportanla en un tupper de cristal para aislarla del calor extremo.

 

Café, té o infusiones

El típico recipiente de plático donde se guarda el café por la mañanas es el "tupper para bebidas", y al igual como ocurre con las sopas, es mejor llenarlo cuando el líquido no está demasiado caliente. 

"El café no es recomendable guardarlo en un tupper porque es un producto instantáneo. El polvo al estar en contacto con la temperatura del refrigerador puede generar humedad y producir bacterias", explica Díaz.  

 

Quesos, jamón o embutidos

Los embutidos, el jamón y el queso suelen ser alimentos que se guardan en estos recipientes. Lo recomendable es que se guarde unos tres días como máximo, porque estos productos generan una transpiración, al igual que las frutas. Después de eso, al abrir el tupper se pueden observar gotitas, eso es transpiración, la que puede facilitar el crecimiento de hongos.

 

María Jesús Díaz, ingeniera en alimentos, recomienda usar recipientes de vidrios. "Yo lo recomendaría para guardar carne, porque hay menos miracion de materiales del recipiente", indica la especialista. 

Para comprar un tupper hay que ser bastante selectivo. Siempre hay que fijarse en la calidad del plático. Los recipientes que están aptos para guardar todo tipo de alimentos tienen grabado un dibujo de un envase con un tenedor.