Javiera Arias (25), candidata a diputada de Ciudadanos por la Región de Los Ríos, alzó la voz luego de que el pasado fin de semana un hombre le dijera que le daría su voto a cambio de una foto de ella desnuda. "Yo voto por ti, pero quiero una foto tuya desnuda", le escribió el sujeto a través de Facebook. Arias consideró que el mensaje que le envió el hombre corresponde a una situación de acoso e instó a respetar a las mujeres. "La gente se burla, minimiza y naturaliza estas situaciones", declaró la candidata a Emol. NOTICIA RELACIONADA Candidata a diputada "funa" a hombre por acoso: Le pidió una foto desnuda a cambio de un voto 130 Su planteamiento ha sido respaldado por los #ComentaristasEmol. "Bien poca cosa este galán en pedirle una foto desnuda a una mujer a cambio de lo que sea", opinó Mariano Barros. "Me parece una falta de respeto hacia una mujer. No debemos seguir ejemplos como este", escribió, por su parte, Eduardo Mitterlmann. "Detengamos de una vez por todo el acoso a las mujeres, ellas son la esencia de la vida", comentó Francisco Pedro Llull. Sin embargo, otros #ComentaristasEmol aseguraron que lo ocurrido a Javiera Arias no constituye acoso. "Acoso es sinónimo de persecución. Esto es una propuesta indecorosa y mal intencionada", opinó Robert B. "En este caso a mí me parece que lo acontecido no es más que una falta de respeto y nada más", escribió Robert Rodríguez. "No es acoso, es una simple propuesta (desagradable, mala, poco ética o pervertida)", sostuvo Marco Villavicencio Alcayaga. ¿Acoso o solo una propuesta? Les preguntamos su opinión a tres expertos de diferentes áreas: una psicóloga, una abogada y un sociólogo. Aquí sus visiones. Constanza Michelson, psicóloga: "Es una propuesta desafortunada, sexista y violenta" "Me parece que el tema del acoso es cuando hay una relación de poder (...) En este caso que un votante, un desconocido para la candidata, haya hecho esa propuesta, es una vulgaridad, pero no necesariamente hay un acoso. De que la propuesta es desafortunada, sexista y violenta, lo es. Pero yo creo que hay que distinguirla del acoso, para también poder legislar al respecto... hay que ser cuidadosos. Si empezamos a llamar a todo como un delito, finalmente va a ser igual a nada". Javiera Prieto, abogada del Observatorio Contra el Acoso Callejero: "Es violencia de género" "Hay que verlo de un punto de vista más allá de lo jurídico. En nuestra legislación no hay un delito de acoso sexual y, por ende, todas estas conductas que constituyen violencia de género, no están tipificadas. Esto sí es violencia de género. Se está ejerciendo violencia contra esta candidata a diputada (...) No sé si se daría al revés esta situación. Yo no he visto casos en que mujeres votantes le digan al candidato a diputado 'voto por usted pero sáquese una foto desnudo'. Con eso se puede ver que es violencia de género. Sin embargo, nuestra legislación no se ha hecho cargo del tema del acoso sexual y legalmente, jurídicamente, no lo es. De ahí la importancia del proyecto de ley que levantamos en el Congreso, porque es el primer paso para reconocer jurídicamente el acoso sexual, para que la ley se haga cargo de él". Mauro Basaure, sociólogo, director Doctorado en Teoría Crítica y Sociedad Actual Universidad Andrés Bello: "Se equivoca en usar la palabra acoso" "La situación que enfrenta la candidata a diputada es una propuesta sexista e irrespetuosa. Ella lo entiende bajo su propia sensibilidad como algo que le afecta en cuanto mujer, lo denuncia y llama a la sanción social. El límite ella lo pone al ser reducida a un objeto sexual lo cual, como bien dice, es algo que le ocurre con frecuencia a las mujeres. Ella reclama ser reconocida como ciudadana, como candidata, que es un ser asexuado, porque lo que importan son sus propuesta, no si tiene vagina o pene. Ella tiene toda la razón en reclamar, pero se equivoca en usar la palabra acoso, que pertenece al vocabulario jurídico. En ese sentido, no sirve, ensucia la discusión, porque se trata de un concepto jurídico, que en este caso no se aplica. Pero si salimos del Derecho y nos metemos en las relaciones sociales, los límites siempre son difusos. De hecho, hay toda una discusión respecto al límite que existe entre abuso y coqueteo. Respecto a este caso, nadie podría negar que es una propuesta sexista, que la reduce a mujer objeto sexual".