•         Medida beneficia a 33 productores/as de arándanos y 106 de vid.

  Un total de 139 productores de la Región de Ñuble se vieron beneficiados por la decisión del Servicio Agrícola y Ganadero de levantar áreas reglamentadas por la polilla del racimo la vid (Lobesia botrana) en diez comunas de la región para la presente temporada.

 La medida se adoptó luego de verificar que se habían cumplido las acciones y los procedimientos definidos para la erradicación de la plaga, en una superficie que alcanza a 482,4 hectáreas.

El Director Regional del SAG, Eduardo Jeria, destacó que “este logro ha sido el fruto del compromiso de los productores con el cumplimiento de las medidas de control de Lobesia botrana y el trabajo acucioso del personal del Servicio” para levantar las áreas reglamentadas verificando la ausencia de la plaga por seis ciclos biológicos, a través de prospecciones y revisión de trampas.

 Las áreas que ya no están afectas a las medidas de control de la plaga se encuentran en las comunas de Coihueco, Chillán, Chillán Viejo, Coelemu, Ninhue, Ñiquén, Quirihue, Ránquil, San Carlos y San Nicolás, involucrando a 33 productores/as de arándanos con un total de 162,9 hectáreas y 106 productores de vid que totalizan 319,5 hectáreas.

 Los productores de vid sujetos a las medidas cuarentenarias disminuyeron de 2.688 en una superficie de 4.981 hectáreas a 2.582 en 4661 hectáreas. En el caso de los huertos de arándanos, de los 361 productores reglamentados que sumaban 2.811 hectáreas, actualmente son 328 que totalizan 2.648 hectáreas.

 El Director Regional reiteró el llamado a la comunidad regional a no trasladar uva, leña de vid o restos de poda sin la autorización del SAG, para evitar la diseminación de la plaga.  “No descansaremos hasta conseguir erradicar totalmente la polilla del racimo de la vid de Ñuble”, sostuvo.

 Asimismo, recordó que los productores/as de vid y arándanos que se encuentran dentro de las restantes áreas reglamentadas tienen hasta el 30 de octubre para presentar al SAG sus respectivos Planes Operacionales de Trabajo.

 La Lobesia botrana es una plaga originaria de Europa que ataca a los viñedos. Su larva provoca un daño directo al alimentarse de los racimos, causando la pudrición y deshidratación de las bayas, afectando la calidad del fruto y el rendimiento de la viña.