Turistas de todo el país llegaron a la lejana localidad de Huenucheo, en
Quillón para disfrutar de las mejores cazuelas de pava y pavos al horno del
país. Diversas delicias del campo y lo mejor del folclor local se hicieron
parte en la festividad que coronó el fin de semana.

Centenares de personas llegaron hasta el sector Huenucheo de Quillón para
participar de la tercera versión de la Fiesta del Pavo, instancia organizada
por la junta de vecinos del lugar y la Municipalidad del Valle del Sol.

Toda una fiesta criolla se vivió en Quillón, celebrando a la peculiar ave
que brindó todo su sabor para el deleite de los turistas que llegaron a
disfrutar de las inigualables cazuelas de pava y del majestuoso pavo al
horno.

Pero no sólo con cazuelas y pavos al horno se pudo saciar el hambre. Las 10
cocinerías destinadas a atender al público tenían, entre otras delicias
costillares de cerdo, empanadas, anticuchos, sopaipillas y un sinnúmero de
productos para los diversos paladares. Además, se dispusieron 26 stands en
la explanada con productos típicos de la zona como vinos, licores,
tortillas, mermeladas, conservas, entre muchos otros.

Música folclórica amenizó la celebración durante el día y por la noche,
fueron conjuntos rancheros los encargados de sacar a las parejas a bailar
hasta altas horas de la madrugada. Y para los niños, la junta de vecinos
dispuso de una granja educativa para mostrar los diversos animales que
crían. Corderos, chivos, conejos y el festejado pavo; fueron algunas de las
especies de muestra.

Sin duda, se trató de una de las mejores versiones de la Fiesta del Pavo,
que ya se está transformando en la gran festividad de Quillón, en una tierra
ávida de tradiciones como es Huenucheo, localidad ubicada a 20 kilómetros
del centro de la comuna.