En el marco del Día del Trabajador y de San José Obrero, la Pastoral Laboral del Diócesis de Chillán realizó dos importantes actividades. Temprano por la mañana el vicario pastoral padre Luis Flores; el vicario para la pastoral social, Guillermo Stevens; y el encargado de la Pastoral Laboral, Juan Marambio, visitaron a los trabajadores hospitalizados en la Clínica Chillán.

El padre Luis Flores señaló al respecto que “la actividad fue significativa. En total visitamos a cuatro trabajadores enfermos, incluida a una trabajadora de San Ignacio. Nos parece positivo unir en este día la acción litúrgica en el templo Catedral con la visita a los trabajadores enfermos en sus lugares de hospitalización. Ellos lo agradecieron”, dijo.

Un poco más tarde, se realizó la tradicional Liturgia de la Palabra en la Catedral de Chillán, que este año contó con la activa participación de varios movimientos de trabajadores, entre los que destacó el Sindicato de Manipuladoras de Alimentos Nicanor Parra, cuyas socias repletaron el principal templo de la ciudad. La liturgia fue oficiada por el vicario general de la Diócesis de Chillán, padre Patricio Fuentes.

En la homilía, el diácono permanente Guillermo Stevens recordó los sangrientos hechos de mayo de 1886 cuando un grupo de trabajadores falleció en medio de una protesta en Chicago. “Esto no es motivo de fiesta, sino que de una conmemoración de hechos tristes, que sin embargo fueron semilla para fortalecer lo que se ha denominado Movimiento Obrero que busca establecer relaciones más justas en la actividad fundamental del hombre en el trabajo. Hoy la fuerza de estos hechos nos debe llevar a la reflexión y la oración”, precisó.

Por su parte, el encargado de la Pastoral Laboral de la Diócesis de Chillán, Juan Marambio, señaló que “el llamado a los trabajadores tiene que ver con la construcción de la necesaria unidad para que ellos puedan enfrentar la grave crisis que los afecta desde hace tantos años. La alegría aún no llega para ellos, pero mientras sigan dispersos, no lograrán cambios. A través de la unidad siempre los trabajadores lograr cambios y justicia. Como iglesia los llamamos a trabajar por la unidad, dejando de lado las diferencias”.  

Varias autoridades acompañaron a los trabajadores en esta liturgia. El intendente Martín Arrau también hizo un llamado a los trabajadores de la región.  “A ponerle el hombro a nuestra región para que siga agarrando vuelo como lo ha hecho este último año. Y agradecer. Agradecer a los trabajadores desde el trabajo más sencillo al más sofisticado; desde los lugares más alejados a los más visibles, todos son igualmente importantes y todos son necesarios. Lo importante es con el cariño que se hace el trabajo, más que otras cosas”, precisó.

Por su parte, el alcalde Sergio Zarzar dijo que “hoy es un día especial. La dignidad del ser humano está en el trabajo, y en el respeto por el trabajo. Lo que hoy estamos viviendo es celebrar a la gran masa de personas que están trabajando, la reflexión es a preocuparnos por las personas que no tienen trabajo. Esa es la misión de las autoridades de la región, la nuestra. Esta celebración en la Catedral ha sido fundamental en los últimos años, así es que estamos contentos por la oportunidad de poder compartir con todos ellos este momento”,