Personal de la Subcomisaría IAT y Carreteras Ñuble fiscalizó cerca de 50 vehículos y buses pertenecientes a la locomoción colectiva de Chillán y sectores rurales, con el fin de corroborar la condiciones técnicas y legales de los móviles para evitar accidentes.

La fiscalización, que se realizó con apoyo de la Seremía de Transporte, permitió retirar de circulación un vehículo que no portaba el cartón de recorrido autorizado.

"Quisimos iniciar este mes de abril con fiscalización a este medio de transporte, el segundo más importante para nuestra comunidad, ya que existe un aumento importante de accidentes donde ha visto involucrado la locomoción. En el 2018 tuvimos 45 accidentes asociados a este transporte, y a la fecha ya llevamos 67 casos, por eso importante aumentar la cobertura y frecuencia de esta fiscalización", señaló la jefe de la SIAT, capitán Daniela Hormazábal.

En el operativo se revisó la documentación micros, colectivos y taxis, además de las condiciones técnicas y de seguridad, y el uso de cinturón en conductores y pasajeros.

Por su parte, el Seremi de Transporte, Cristóbal Jardúa, indicó que éstas fiscalizaciones son necesarias para tener un mejor nivel de transporte en Chillán y Ñuble. "En cada fiscalización baja el número de infraccionados y eso revela que hay una preocupación por cumplir con las condiciones exigibles, lo que es un resultado positivo en materia de transporte".

La autoridad hizo hincapié en el programa de chatarrización que ejecuta su cartera y que tiene por objeto promover la renovación de micros y colectivos a través de una inversión de 1.700 millones, que buscarán mejorar el estado del material rodante de la región.