En Casa Tabor se desarrolló este fin de semana el primer Encuentro de Líderes Católicos Secundarios en su octava versión. El movimiento, organizado por la Academia Nacional de Líderes Católicos, contó con la participación de jóvenes secundarios provenientes de distintos establecimientos confesionales de Ñuble.

El encuentro comenzó con un conversatorio con el administrador apostólico de la Diócesis de Chillán, padre Sergio Pérez de Arce y continuó con una charla de sexualidad humana y el estudio de la doctrina social de la iglesia. José Antonio Rosas, director de la Escuela de Líderes Católicos precisó que “estamos muy contentos porque en Chillán por séptimo año estamos iniciando la actividad que se suma a 450 jóvenes de todo el país que están insertos en este programa de formación que dura seis meses. El principal objetivo es que se formen como buenos ciudadanos, cristianos y chilenos. El programa de formación incluye desde testimonios y conversatorios con políticos, parlamentarios, obispos y administradores apostólicos hasta temáticas de formación en antropología cristiana, doctrina social de la iglesia y talleres de habilidades directivas.

A fin de año, los jóvenes recibirán una certificación otorgada por las universidades Católica de Chile, Finis Terra y San Sebastián en una graduación nacional que se desarrollará en la PUC.

Temáticas

La doctora en bioética, Karina Ordóñez, fue la encargada de dictar el tema de Sexualidad en los Jóvenes. “El tema de la sexualidad es importante. Traspasa la identidad y toda la vida de la persona. En la juventud es donde uno se enfrenta a este tema, pero muchas veces se hace con muchas dudas y cuestionamientos. La idea fue entregarles herramientas para la reflexión, fundamentos filosóficos en torno a cómo se entiende la sexualidad, para ayudarlos en su proceso de desarrollo y madurez”, precisó.

La estudiante Rachel Rubio (de tercero medio) ya había participado de esta actividad y en el encuentro de este fin de semana fue invitada como monitora. “Este es mi segundo año como monitora, regresé por alguna razón. Además de conocer personas, en esta actividad podemos conocer la visión de los jóvenes respecto de lo que ocurre en nuestra iglesia desde un punto de vista de cambio y alegría. La misión es esa, ir con alegría al servicio del Señor y que aprendamos de las cosas sociales que ocurren en nuestro país”, dijo.

Por su parte, Jorge Venegas (cuarto medio), precisó siempre ha participado de movimientos juveniles y esta escuela es para él una oportunidad. “Yo estoy aquí porque quise venir y conocer la opinión de lo que está pasando hoy en la iglesia porque hay muchos movimientos, pero los jóvenes se están yendo con todo lo que está pasando a nuestro alrededor. Con estas actividades lo que buscamos es formar líderes católicos para velar por el bien común, ser mejores personas en el ámbito del cristianismo. Estoy ayudando a las demás personas y los jóvenes no se vayan de la iglesia, porque no todos tenemos la misma culpa; el tema de la iglesia nos corresponde a todos y queremos seguir el llamado del Papa Francisco”, advirtió.