Preocupación e indignación causo en la comunidad de Cobquecura la  
masiva presencia de barcos pesqueros que fueron advertidos desde  
temprano la mañana del martes en el borde costero, muy cerca del  
santuario de la naturaleza La Lobería y posteriormente en la  
desembocadura del río en Buchupureo.
El alcalde Julio Fuentes tras ser informado de lo que sucedía instruyó  
al personal municipal del área de medioambiente para que realizara  
inmediatamente la denuncia correspondiente ante Sernapesca para velar  
y salvaguardar la zona protegida.
“Nuestro funcionario se comunicó telefónicamente con Sernapesca,  
realizando la denuncia formal y solicitando la presencia de  
funcionarios de esa repartición para que evaluaran en terreno lo que  
estaba sucediendo. Incluso les enviamos fotografías y videos que  
fueron captados cerca de las 10 de la mañana en la zona aledaña a la  
Lobería, para respaldar nuestra denuncia”.
“Sabemos que funcionarios de Sernapesca concurrieron pasado el  
mediodía, pero a esa hora ya no estaban los barcos en La Lobería, sino  
que se habían trasladado hacia el norte. Pudieron constatar la  
presencia  de los barcos en las cercanías de la desembocadura del río  
y la playa La Boca de Buchupureo, por lo que esperaremos el informe  
final para ver qué acciones seguir, si es que efectivamente  
transgredieron estos límites, como creemos que sucedió”, aseguró el  
alcalde Fuentes.
Consultado desde el municipio esta mañana sobre el tema, el director  
regional de Sernapesca Daniel Andrades, confirmó que “tras la denuncia  
que recibimos del municipio de Cobquecura, personal de esta  
repartición se hizo presente en la costa de Ñuble, y utilizando  
nuestros instrumentos se constató que había una docena de  
embarcaciones que estaban en esa zona. Esta información la remitimos  
al nivel central, para revisar a través de los sistemas de GPS con que  
cuenta cada embarcación, los lugares donde estuvieron, el recorrido  
que hicieron y donde realizaron las faenas de pesca para las cuales  
están autorizados. Solicitamos al Centro de Monitoreo y Control  
Satelital, chequear los track de navegación para tener una completa  
certeza si se encontraban infringiendo alguna normativa pesquera.    ”.
“Debemos recordar que en la costa de Cobquecura hay una zona de  
exclusión que es de 500 metros hacia el interior del mar, desde el  
borde costero, y que se extiende por 5 kilómetros entre La Lobería y  
la Iglesia de Piedra, donde no está permitido que se realicen labores  
de pesca artesanal. Estas embarcaciones en todo caso son las  
autorizadas para operar en las primeras 5 millas, especialmente en la  
pesca de la anchoveta y la sardina, por lo que ahora nos corresponde  
establecer si estaban o no dentro de la zona de exclusión”, agregó  
Andrades.
Finalmente el director regional de Sernapesca aseguró que “este tipo  
de embarcaciones artesanales pueden operar en la primera milla de  
costa, según lo dispone la Subsecretaría de Pesca. Nuestra tarea es  
resguardar el Santuario de la Naturaleza de Cobquecura, porque sabemos  
que es una zona sensible y si se comprobara que alguna embarcación  
penetró en ésa área protegida se realizarán las denuncias  
correspondientes buscando se apliquen las sanciones que contempla la  
ley vigente, cuyos resultados esperamos tener en los próximos días, y  
que haremos público, para tranquilidad de las autoridades y los  
vecinos de Cobquecura”, concluyó el director regional de Sernapesca  
Daniel Andrades.