Adultos mayores, mujeres embarazadas, niños, niñas y personas con enfermedades cardiovasculares y respiratorias, son las más vulnerables. Por ello, frente a la presencia de humo que se sintió en Ñuble, a causa de los incendios forestales que afectan principalmente a las regiones de La Araucanía y Biobío, autoridades de salud entregaron recomendaciones a la comunidad para evitar complicaciones respiratorias.

En ese sentido, la Seremi de Salud, doctora Marta Bravo, explicó que en el escenario que la presencia de humo se intensifique es importante “evitar la actividad física, cerrar puertas y ventanas. Los pacientes crónicos, asmáticos o con enfermedades respiratorias, junto a los niños y adultos mayores, deben evitar salir. Es importante también que si existe algún síntoma como disnea, dificultad respiratoria, mareos, o el enrojecimiento de los ojos, que pudiera derivar en una conjuntivitis, llamar tanto a Salud Responde o asistir a un centro de salud cuando corresponda”.

Por su parte, el Director del Servicio de Salud Ñuble, Francisco López, puntualizó que “hoy estamos atentos a cualquier situación de emergencia que pudiese ocurrir. Nuestra red completa; Hospitales, Centros de Salud Familiar, postas rurales, están efectivamente preparados y funcionando normalmente, para atenderles con gran resolutividad. Toda la red pública, nuestros 4.600 funcionarios en la Región están capacitados para este tipo de situaciones”.

Respecto del uso de mascarillas, el directivo aclaró que aún no es necesario su utilización y reiteró que, en caso de aumentar la capa de humo, se debe evitar la exposición a éste. Si no es posible seguir esta recomendación, se puede usar un pañuelo húmedo para cubrir la boca y la nariz.

Francisco López recordó que el modelo simple de mascarilla, tiene una protección eficaz de 30 minutos. “Después de este período, el material se condensa por el vapor de agua y deja de filtrar, por lo tanto, es necesario desechar”.

A su vez es importante, aumentar el consumo de agua para mantener una buena hidratación y evitar la sequedad de la vía aérea.