Un concierto que sin duda será inolvidable para sus más fanáticas y  
fanáticos, y que también quedará en el recuero de muchos más que  
pudieron presenciarlo y disfrutarlo, fue el que presentó la noche del  
viernes la cantante chilena María José Quintanilla.
La joven artista, y rostro de tv, llegó acompañada de su banda de  
músicos y mariachis, entregando un show de primer nivel, demostrando  
su calidad vocal, dominio escénico y empatía con el público, que  
repletó el panteón viejo para estar presente en el show.
El repertorio incluyó canciones de todos sus discos, donde el público  
coreó éxitos como “Así fue”, “Fue difícil”, “Mi primer amor” y sú  
último hit “La última tentación”, extendiendo su show por casi una  
hora y media, siendo ovacionada por el público.
Pero María José Quintanilla también se dio tiempo para, además de  
bromear con el público con chistes en doble sentido, recreando  
situaciones típicas de familias chilenas, para hacer una crítica  
social potente; al reiterar su llamado al respeto y defensa de las  
mujeres, asegurando que “nadie puede decirnos como vestirnos, qué  
ponernos, como maquillarnos. Somos libres, es nuestra ropa, es nuestro  
cuerpo (…) También hago un llamado- a cuidarnos y respetarnos entre  
nosotras las mujeres, a no sentir envidia por aquella que triunfa,  
sino que al contrario, apoyarla, y sentirse feliz de sus triunfos para  
hacer real la sororidad que merecemos (…), diciendo finalmente que  
“debemos unirnos para luchar contra esa desigualdad que persiste en  
este país, donde por el solo hecho de ser mujer, pese a tener los  
mismos estudios universitarios que un hombre, ir a la misma  
universidad y tener la misma formación y competencias, se nos paga  
mucho menos por el sólo hecho de ser mujeres. Eso es injusto y debemos  
unirnos para terminar con esa práctica” afirmó la Coté Quintanilla.
Tras recibir de manos del alcalde de Cobquecura Julio Fuentes el  
“lobito” como premio a los artistas que visitan la comuna, María José  
demostró su empatía y encanto con el público, ya que se dio el tiempo  
necesario para tomarse más de 250 fotografías con fans y seguidoras  
que la esperaron pacientemente, y que demandaron más de una hora de su  
tiempo, permitiendo que todo aquel que siso tomarse una foto con ella  
pudiera hacerlo, regresando felices a sus hogares después de haber  
compartido breves comentos con esta talentosa cantante chilena.