Tres organizaciones civiles se adjudicaron la licitación desarrollada por el Ministerio de Salud para reforzar la toma de test rápidos de VIH, estrategia impulsada por el Presidente Sebastián Piñera, y que ha tenido una favorable acogida en la ciudadanía. Prueba de ello, es que desde su lanzamiento en el Paseo Arauco de Chillán, en enero pasado, cerca de 700 personas han accedido al examen en forma gratuita y confidencial en eventos masivos y balnearios de la Región de Ñuble. Ello, consolidado en el despliegue territorial de los equipos de salud en las tres provincias.

Así lo dieron a conocer el seremi de Gobierno, Renán Cabezas, y Salud, Marta Bravo, quienes destacaron que se trata de una política de salud pública permanente y con énfasis en la prevención.

“Serán 800 los test que estas organizaciones podrán realizar en diferentes lugares y ocasiones en un plazo máximo de 60 días, desde marzo en adelante, con el objetivo adicional de focalizar la acción en poblaciones claves para la prevención del VIH, como son los jóvenes entre 15 y 29 años, y grupos específicos de minorías sexuales”, acotó Bravo, agregando que las tres organizaciones que se adjudicaron el proceso – uno de los primeros en cerrar a nivel país – son la Agrupación de Minorías Sexuales, AMISEX; Fundación Chile Positivo; y Organización No Gubernamental de Salud Pública VIH.

Por su parte, Cabezas resaltó que la licitación “tiene como objetivo acercar a la comunidad el test y que puedan conocer el examen, realizándose el testeo de manera fácil y segura. Este Gobierno está enfocado en esta materia y por ello se han reforzado los esfuerzos para prevenir, educar y detectar a tiempo esta enfermedad”.

Estadística local

En Ñuble, entre 2010–2017, se han notificado un total de 340 casos (promedio 43 casos por año).

Durante 2017, se notificaron 49 casos (tasa 10,4 x 100 mil), lo que equivale a un aumento de un 14% respecto del promedio de los años 2010- 2017.

El grupo de 20-44 años concentra el 80% del total de casos. Un 78% de los casos son hombres. El 71% de los casos se diagnosticó en etapa VIH y un 29% en etapa SIDA.

En 2018 se notificaron 59 casos. En total, hay 470 casos en tratamiento.