Hasta la Casa del Deporte arribó el Subsecretario de Servicios Sociales del Ministerio de Desarrollo Social, Sebastián Villarreal, quien junto a un grupo de autoridades de la zona, entre ellas la Gobernadora de Ñuble Paola Becker, compartió con usuarios del Código Azul, que implica la implementación de dispositivos adicionales para personas en situación de calle y, que en el caso de Chillán, permite la habilitación en el recinto deportivo de un refugio con camas y atención especial.

 “Durante estos meses que son mucho más fríos, el Presidente nos ha mandatado a desplegar un esfuerzo adicional y por eso se creó el Código Azul, cuya primera activación a nivel país ocurrió en la ciudad de Chillán. Llevamos ahora ocho días de funcionamiento, lo cual nos permite por un lado a aumentar en un 50% nuestra oferta de camas para las personas en situación de calle y casi triplicar los operativos sociales en los cuales llevamos abrigo y alimentación a las personas que no quieren ser trasladadas”, precisó el Subsecretario de Servicios Sociales, Sebastián Villarreal.

“El énfasis social que ha dado el Presidente de la República ha sido constante, nos ha pedido a todas las autoridades que tenemos que ver con materia sociales que estemos en terreno y preocupados que la gente esté en condiciones dignas, como permite el Código Azul que hoy estamos visitando”, destacó la Gobernadora, Paola Becker, considerando que las estimaciones señalan que hay alrededor de 12 mil personas en situación de calle a nivel país y más de 200, sólo en Chillán.

A su vez, el Seremi de Desarrollo Social, Alberto Moraga, reforzó el mensaje en torno a una política social que involucra a toda la comunidad. “El foco de nuestro Gobierno es la vulnerabilidad social y, en este sentido, sin duda en invierno las personas que más necesitan nuestro compromiso son las que se encuentran en situación de calle. Necesitamos que todos usen el fono calle 800 104 777 y poder avisar que alguien necesita ayuda, finalmente, esa llamada le puede salvar la vida a una persona”.

Sumándose a ello, la Delegada de Desarrollo Social, Doris Osses resaltó que hay considerado un despliegue para atender a más personas en situación de calle. “Lo más importante es que tenemos una capacidad del 70%, por lo tanto nos queda un 30% para albergar a la gente que hoy lo está pasando mal. Hacemos un llamado para que más personas se sumen a esta alternativa de refugio porque es un lugar muy bueno para ellos”.