Avanzar en la idea de un Centro Cívico en la futura capital de la Región de Ñuble fue el objeto del foro y mesa de trabajo realizado por el Ministerio de Obras Públicas, a través de su Dirección de Arquitectura y la Delegación Presidencial.

La jornada realizada en uno de los salones del Teatro Municipal de Chillán se constituyó como una de las primeras instancias de discusión organizada por el Gobierno para la planificación urbana de Chillán.

Uno de los principales puntos abordados en este foro fue la posibilidad de que todos los servicios se concentren en un mismo lugar, lo cual permitirá dar un uso oportuno y adecuado a la infraestructura ya existente, vestigio inigualable de la arquitectura del movimiento moderno en Chile.

A esto se suma también la posibilidad de desplazar algunos servicios a ubicaciones acorde a los requerimientos locales.

En este contexto el Delegado Presidencial, Martín Arrau, expresó que “esta instancia representa una gran señal, porque deja de manifiesto que la instalación va mucho más allá de un plan administrativo”.

“Hoy estamos planificando cómo vamos a desarrollar nuestro nuevo centro urbano, de modo que sea un aporte planeado, respetando el patrimonio arquitectónico”, dijo la autoridad de Ñuble.

Asimismo, reconoció que “a largo plazo la idea es que todos los servicios estén concentrados en un centro cívico que otorgue, entre otras cosas, mayor comodidad y cercanía a los usuarios”.

 Por su parte, el Director (S) Nacional de Arquitectura del MOP, Martín Urrutia, señaló que “en este encuentro destacamos cuáles son las necesidades y aspiraciones de la ciudadanía. Es una primera etapa”.

En esta misma línea, Urrutia manifestó que “lo primero es habilitar parcialmente los servicios públicos de aquí a septiembre, luego de ello vendrá el período de instalación sobre la base de mejores condiciones”.

En la actividad participaron además autoridades locales, académicos y profesionales del rubro de la construcción y del patrimonio, y contó con una exposición general, a cargo del arquitecto asesor de la Dirección de Arquitectura del MOP, Raúl Irarrázabal,  y dos ponencias.

La primera abordó el presente y futuro del movimiento moderno en Chile a cargo de Ignacio Julio Montaner y la segunda se centró en los inmuebles de conservación y las modificaciones al plan regulador de la futura capital del Ñuble, a cargo del arquitecto Erwin Brevis, de la Unidad de Patrimonio de la Municipalidad de Chillán (UPA).

Posteriormente se realizó una mesa de trabajo, donde se dieron a conocer cuatro iniciativas en desarrollo y que fueron debatidas entre los participantes.