El Supermercado Santa Isabel de Chillán fue el espacios escogido por la autoridad sanitaria para realizar una fiscalización en el contexto de la Ley de Composición Nutricional de los Alimentos y su Publicidad 20.606, que este 27 de junio cumple 3 años desde la publicación de su reglamento, con los objetivos de favorecer una elección informada por parte de los consumidores, disminuir el consumo de alimentos con exceso de nutrientes críticos (sodio, azúcares, calorías y grasas saturadas); además de contribuir a disminuir la prevalencia de malnutrición por exceso.  

Marta Bravo, delegada ministerial de Salud explicó que respecto al etiquetado la normativa establece que todos los envases de productos alimenticios que están sobre los límites establecidos como recomendables, deberán estar rotulados con la frase “ALTO EN”, sobre un fondo negro, convirtiéndose en una advertencia que será nítida y precisa para las personas.   Deberá estar ubicado en la cara principal de la etiqueta, de modo que sea visible, especialmente para los menores de 14 años.

“Respecto a la venta en establecimientos educacionales, se busca el mejoramiento de la oferta de alimentos disponibles en kioscos, disminuyendo la oferta de alimentos no saludables, en concordancia con el Reglamento Sanitario de los Alimentos. La publicidad  de alimentos “Altos en”  dirigida a menores de catorce años se encuentra prohibida en cualquier lugar o soporte publicitario, incluidos los envases de alimentos, decoraciones en el lugar de venta cuando están asociados a productos “Altos en”, regalos o ganchos comerciales asociados a productos “Alto en”, entre otros”, puntualizó la delegada Bravo. 

Nuevos Límites para etiquetado de productos “Altos En”
El Aniversario marca una mayor severidad en el límite de contenidos en productos sólidos y líquidos, lo que se traduce en que ahora se obliga el etiquetado de “alto en calorías” en productos que tengan 300 kcal por cada 100 gramos, mientras que antes sólo se exigía etiquetar productos que tuvieran igual o más de 350 kcal para 100 gramos. 

Dichos umbrales también bajan para etiquetar productos “altos en sodio”, pasando de la obligación de ubicar sellos de advertencia en productos con 800 mg por cada 100 gramos de sodio a ubicar ahora a todos los productos con 500 mg por cada 100 gramos de sodio; lo mismo que rige para azúcares totales, que obliga a productos con 15 gramos por cada 100 gramos a ser etiquetado, cuando antes sólo se obligaba para productos que tenían 22,5 gramos por cada 100 gramos; y a productos altos en grasas saturadas, que antes obligaba a etiquetarse a productos con 6 gramos de grasas saturadas cada 100 gramos, mientras que ahora se etiquetarán los que tengan 5 gramos de grasas saturadas cada 100 gramos.

Para alimentos líquidos se reducen los límites de contenido de energía de 100 kcal a  80 kcal por cada 100 ml; de 6 g a 5 g por cada 100 ml de azúcares totales, mientras que se mantienen los límites de sodio, correspondientes a 100 mg cada 100 ml, y los de grasas saturadas, correspondientes a 3 g cada 100 ml.

Otras disposiciones reglamentarias para 2018
Desde el 28 de mayo de 2018 se prohíbe toda publicidad de alimentos “altos en” en horario diurno, durante todo el día (06.00 a 22.00 horas) en TV y cine, aunque dicha publicidad no sea dirigida a menores de 14 años.

Se establece prohibición de la publicidad de sucedáneos de la leche materna o fórmulas de inicio hasta los 12 meses de edad.

Desde el 11 de junio de 2018 se regula que toda publicidad de alimentos, en todos los medios de comunicación masiva, “altos en” deberá contener un mensaje que promueva hábitos de vida saludables “Prefiera alimentos con menos sellos de advertencia”.

Fiscalizaciones Ley 20.606
Durante 2017, en la región del Biobío, se realizó un total de 308 inspecciones, 155 radicadas en supermercados y 153 en quioscos escolares; las que dieron origen a 52 sumarios, 39 radicados en supermercados y 19 en quioscos escolares. 

A la fecha del 2018, se registran 109 fiscalizaciones totales, 66 en supermercados y 43 en quioscos escolares; las que han dado origen a 6 sumarios sanitarios, 3 en supermercados y 3 en quioscos escolares. 

En un 6% de las inspecciones se dio inicio a sumario sanitario.

En Ñuble, en lo que va del año se han fiscalizado 12 supermercados, sin sumarios; y ocho kioskos, con un sumario sanitario.