Un fenómeno de bajas mareas es lo que se registra en las inmediaciones del islote La Lobería, situación que comenzó a manifestarse desde el martes, pero el “emplayamiento” del sector se hizo evidente la tarde de este miércoles.

Debido a esta situación, vecinos reportaron al municipio que un grupo de turistas foráneos habrían intentado ingresar a las rocas, donde permanece la colonia de lobos marinos de unos 2.500 ejemplares, lo que está prohibido por ley, debido a que se trata de un Santuario de la Naturaleza, desde el año 1982, lo que implica que ninguna persona puede hacer ingreso a los roqueríos.

El alcalde de Cobquecura Julio Fuentes explicó que, “tras enterarnos que esto estaba sucediendo, dispusimos de inmediato que personal del departamento de obras concurriera a la zona frente al Santuario, donde instalamos polines y colocamos una cinta de advertencia, con lo que pretendemos persuadir a los turistas a que no ingresen a la lobería y no se expongan a las multas que contempla la ley”

Existe una ordenanza municipal que establece que cualquier persona que sea descubierta intentando ingresar al islote se expone a una multa de entre 3 a 5 UTM, es decir, entre los $140.046 y los $233.460, pudiendo un inspector municipal, carabineros o la Armada de Chile cursar la infracción.