Un 62% de incremento registra la Seremi de Salud en el proceso de vigilancia a sistemas de Agua Potable Rural (APR) de la Región del Bío Bío, considerando las fiscalizaciones realizadas el presente año a la fecha, en comparación con las ejecutadas durante 2016.

Mientras el año pasado el sub departamento de Saneamiento Básico de la Autoridad Sanitaria realizó un total de 105 fiscalizaciones a APR, este año la cifra se incrementó a 170, de las cuales, 36 se registraron en el contexto del programa especial de atención por incendios forestales. El año 2014 cerró con 97 inspecciones, cifra que subió a 101 el 2015.

Por provincia, la mayor cantidad de fiscalizaciones del presente año se registran en Concepción, con 71 procesos de control; seguido de Ñuble, con 51 inspecciones; Bío Bío, con 25; y Arauco, con 23.

“A través de la vigilancia a los sistemas de agua potable rural de la región perseguimos mejorar las condiciones sanitario y ambientales en que habitan las personas, a objeto de reducir el riesgo de enfermedades infectocontagiosas por consumo de agua potable en sectores rurales, así como en abasto particular; además de contar con un programa de vigilancia sanitaria tendientes a mejorar la cobertura regional de abastecimientos regularizados y controlados”, señaló el seremi de Salud del Bío Bío, Mauricio Careaga.

Los procesos de inspección han dado origen a un sumario sanitario el presente año, correspondiente a la provincia de Arauco, mientras que el año recién pasado cerró con 3 sumarios, radicados en Arauco, Ñuble y Biobío, donde las principales causales dicen relación con entrega de agua con mala calidad de cloro residual, deficiencias de operación, recinto sin autorización sanitaria y parámetros alterados”, declaró la encargada regional del sub departamento de Saneamiento Básico, Sandra Fuentes.