Esta mañana en conversación con Digital FM el senador por el Bío Bío y Ñuble, Felipe Harboe, se refirió a las campañas que se han realizado en el país para entregar las armas de fuego y sobre el rol de las policías y de los fiscales en el control de éstas.

El parlamentario dirigió la primera campaña para la devolución de armas la que “tuvo muy buena aceptación y logramos disminuir los niveles de violencia y de delitos de un 38,3 a un 29,4, así que nos dio resultado”, señaló.

“Lo que pasa es que hay que ir innovando en las estrategias para disminuir los niveles de violencia y me percepción es que las campañas de devolución de armas siguen siendo importantes, pero esto debe ir acompañado de medidas nuevas”, dijo el senador Harboe.

El representante de la Cámara Alta afirmó que existe un problema en los controles fronterizos, tanto habilitados como no habilitados, en los puertos y en las armerías. “Lo que requeriría a mi juicio una política mucho más agresiva de parte de la policía en esos lugares”, sostuvo Harboe, quien agregó que “por último, las armas funcionan con algo y eso son las municiones y Chile todavía tiene una legislación muy laxa en materia de municiones”.“El problema a mi juicio es que los operadores del sistema, léanse las policía y los fiscales, a la tenencia ilegal de armas que se produce en la confección de un delito no le dan mucha importancia. Me explico, si entra un delincuente a un casa armado con un arma de fuego muchas veces lo que ocurre es que el delito será tipificado como robo con intimidación o robo en lugar habitado y ¿qué pasó con el arma de fuego?, si es un tipo penal especial que es el porte ilegal de arma de fuego, lo que debiera ocurrir ahí es que el fiscal persiguiera a ese delincuente por dos delitos y no por uno”, señaló el parlamentario.

Al ser consultado si este problema se debe a que los fiscales están sobrecargados de trabajo, el senador dijo que “en vez de estar persiguiendo los hurtos simples, que son los hurtos del supermercado, yo más bien estaría abocado al tema de la persecución de las armas porque es mucho más importante para la sociedad. Que le roben a un supermercado un paquete de papas fritas puede ser una merma. No podemos mover el sistema penal y degastar al Ministerio Público persiguiendo delincuentes que roban papas fritas”

Harboe aseguró que prefiere que “la prioridad del Ministerio Público esté en la persecución de las armas de fuego que son las que generan violencia, daño o muerte”.